Historias de Supercanasta (y II)

Concluyo, en esta segunda entrega, el repaso a algunas de las anécdotas que más me han llamado la atención a lo largo de este pasado año, y que han sido comentadas en el programa Supercanasta de Radio Vitoria los sábados por la mañana. Son las seis últimas “campanadas”, las seis últimas “historietas” para despedir un 2015 que nos dio mucho de lo que hablar. Aquí os las dejo…

7. La noche me confunde: Heiko Schaffartzik, jugador del Limoges CSP e internacional con la selección alemana, se convirtió en protagonista de muchos titulares a comienzos de Diciembre al ser encontrado, con claros síntomas de embriaguez, en el sofá de una casa ¡que no era la suya! Al parecer a Schaffartzik se le fue la mano con el alcohol después de una derrota contra el Antibes y al intentar regresar a su domicilio acabó por equivocación “durmiendo la mona” en casa de unos vecinos. Éstos, sorprendidos al encontrarle allí, llamaron inmediatamente a la policía y aunque la cosa no pasó a mayores -ni le denunciaron ni fue suspendido por su club-, fueron muchas las preguntas que quedaron sin responder… ¿Cómo consiguió entrar en casa de sus vecinos? ¿Como pronuncias un apellido como Schaffartzik estando un poco “castigado”? ¿Le echarían algo en la bebida?

play-of-the-night-heiko-schaffar

Schaffartzik, con el 0 en la camiseta y una tasa de alcohol algo superior

8. La primera canasta de Zach Hodskins: Cumple su segunda temporada en la universidad de Florida, y el pasado 22 de Diciembre anotaba los dos primeros puntos de su carrera en el partido en el que su equipo derrotaba a Jacksonville. Esta noticia no tendría mayor relevancia si no fuera por el detalle de que Hodskins juega con una sola mano. Una malformación hizo que naciera sin mano izquierda, pero ese problema no ha sido obstáculo para que este chico cumpliera su sueño y pudiera jugar al baloncesto. Su habilidad con el balón es algo espectacular, y el vídeo de su primera canasta, precedida por un reverso, se convirtió en viral de manera casi inmediata.

9. Natasa Kovacevic vuelve a jugar: Otra extraordinaria historia de superación es la protagonizada por Natasa Kovacevic, jugadora serbia que el 7 de septiembre de 2013  se veía involucrada en un trágico accidente de tráfico. El autobús que transportaba a su equipo (el Uni Györ, participante en la Euroliga Femenina) colisionaba con un vehículo que circulaba en sentido contrario y fallecían tanto el Director Deportivo Peter Tapodi como el entrenador Fuzy Akos. Natasa, también como consecuencia del accidente, sufría la amputación de parte de su pierna y veía como su carrera terminaba con apenas 19 años. Sin embargo, dos años y dos meses después, Kovacevic finalizaba un largo y tortuoso camino que le ha llevado a volver a jugar al baloncesto de manera profesional. Gracias al empleo de una prótesis -homologada por la FIBA- y a una voluntad de hierro, esta jugadora volvía a debutar con el Estrella Roja a mediados de Noviembre de 2015 firmando cinco puntos, una asistencia y tres rebotes en la victoria de su equipo por 78 a 47 sobre el Student. “Si quieres de verdad algo, lo puedes conseguir“, declaró tras el partido. Amén.

10. Una “herencia” inesperada: El pasado mes de Febrero fallecía, a la edad de 83 años, Dean Smith, legendario entrenador de los Tar Heels de North Carolina. Ganador de dos títulos universitarios (1982 y 1993) y con 11 Final Four a sus espaldas, Smith acumuló 879 victorias en los 36 años que estuvo en los banquillos y formó a jugadores como Bob McAdoo, James Worthy, Kenny Smith, Brad Daugherty, Sam Perkins, Michael Jordan o Vince Carter, por citar sólo algunos ejemplos. Lo que no esperaban, ni estos jugadores ni el resto de los que dirigió en su exitosa carrera, es que Dean Smith iba a acordarse de ellos en su última voluntad y de una manera un tanto peculiar: Ordenó que tras su muerte se enviara un cheque por valor de 200 dólares a cada uno de sus ex-jugadores, con el mensaje “disfrutad de una buena cena a la salud de Coach Dean Smith. Entre los destinatarios de este obsequio estaban algunos nombres con pasado ACB, como Serge Zwikker o Dante Calabria, que reconocieron su sorpresa ante este último gesto del entrenador. “Mi mujer abrió la carta y me la entregó. Al principio no sabía qué era, pero cuando me dí cuenta, acabó por sacarme las lágrimas. Incluso después de irse, siempre ha estado pendiente de sus jugadores“, declaró el pívot holandés.

020815-cbk-dean-smith-obit-ln-pi-vadapt-620-high-23

Dean Smith, genio y figura…

11. ¡A la cama sin cenar!: Mateo Boniciolli, entrenador del Fortitudo Bolonia -actualmente en la segunda división italiana- decidió tomar medidas muy poco habituales después de perder por 71 a 59 en la cancha del decimosexto clasificado, el Matera, en la séptima jornada de liga. El experimentado técnico -ha dirigido a Avellino, Roma, Teramo, Oostende (Bélgica) o Astana (Kazajistán)- decidió dejar a sus jugadores sin cenar como castigo al pobre rendimiento exhibido en la pista. “Después del partido no habíamos cenado, pero nos fuimos al hotel y tuvimos una reunión de dos horas revisando de partido que habíamos hecho en el campo. El equipo cenará cuando pruebe que lo merece. Cuando se es presuntuoso y se juega como lo hemos hecho se demuestra que no se respeta ese valor y entonces no se tiene derecho a comer”, argumentó tras su decisión. Eficaz o no, lo cierto es que el efecto de la “dieta Boniciolli” ha sido de 5 triunfos y 2 derrotas en los siguientes siete partidos.

trener_kaznio_igrace_necete_jesti_niste_zasluzili_201612_176077_big

Mateo Boniciolli quiere jugadores “con hambre”

12. J.R. Smith “el goloso”: A uno de los que probablemente menos gracia le habría hecho una medida como la adoptada por Boniciolli es J.R. Smith, escolta de los Cleveland Cavaliers, quien dejó el banquillo en medio de un partido de pretemporada para ir a la grada a comprar un par de algodones de azúcar. Según el periodista de la ESPN, Dave McMenamin, Smith le dio uno al hijo del jugador de golf Jason Day, que estaba sentado justo al lado del banquillo de los Cavaliers. Smith, un gran amante del golf, se quedó el otro para él y se lo comió ya sentando en el banquillo de su equipo. La ausencia temporal del escolta -que se encontraba lesionado y no iba a jugar- no fue, al parecer, advertida por su entrenador David Blatt, quien aseguró posteriormente que no se había dado cuenta de este curioso episodio. Atento, atento, lo que se dice atento…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s